por: Raquel Muñoz

La mayoría de las personas, piensan y actúan dentro de las limitaciones de lo que se les ha enseñado desde la infancia, sin cuestionar los supuestos básicos sobre los cuales han estructurado su visión del mundo. Nuestras acciones y esfuerzos, están enfocados en formar hombres y mujeres independientes, autosuficientes y exitosos. Les enseñamos a ser ganadores y a encontrar la profesión que garantice su bienestar económico. Pero, ¿estamos en este proceso entregándoles las herramientas para su felicidad? ¿O tan sólo estamos entrenando futuros competidores de la vida y de posiciones?

Para lograr el éxito individual de nuestros hijos debemos nutrir, las cualidades únicas de su persona y cultivar virtudes que despierten actitudes positivas en su ser. Porque,

“el éxito depende de la visión con la que veas al mundo, el tiempo que pases edificando tu ser y los principios con los que nutras física, psicológica, emocional y espiritualmente a tu persona”.

Las siete virtudes que despiertan siete actitudes positivas en la vida de los niños

Compasión

1La compasión, es el sentimiento que nace de la percepción y comprensión con conciencia, del sufrimiento del otro. Este sentimiento, mayor que la empatía, nos ayuda a comprender que el sufrimiento es algo que todo ser humano ha experimentado. Como padres, debemos de practicar la compasión con nuestros hijos, escuchando sus necesidades emocionales. Cultivar este comportamiento en nuestros hijos, a través del ejemplo, genera la habilidad de escuchar y relacionarse con otros. Pregunta a tu hijo: ¿Cómo te gustaría ayudar? ¿Cómo se siente cuando eres amable y compasivo con los demás? ¿Cómo te sientes cuando alguien es amable y compasivo hacia ti? Las siete Actitudes Positivas que se despiertan en los niños son: Solidaridad, Amor, Entendimiento, Misericordia, Cooperación, Amabilidad Y Bondad.

Amor

2El amor es la virtud en el ser humano, de brindar y sentir afecto, bondad y compasión. El amor es el sentimiento más puro y noble, contenido en nuestro espíritu. Como padres, brindar amor incondicional a nuestros hijos, es la herramienta más eficaz para lograr formar un ser humano feliz. Desde el punto de vista científico los niños que son amados en su hogar, tienen un aumento en la actividad del córtex prefrontal izquierdo del cerebro. Esta área del cerebro está relacionada con las emociones positivas, la capacidad para establecer distinciones con los pensamientos que pueden causar conflicto.

Las siete Actitudes Positivas que se despiertan en los niños son: Creatividad, Autoestima, Armonía de Ser, Altruismo, Colaboración, Seguridad y Ecuanimidad.

Gratitud

3La gratitud, es un verbo de acción y se le considera la madre de todas las virtudes humanas, pues de ella se desprenden todas las demás. La gratitud es la acción de sentir reconocimiento hacia un aspecto positivo recibido en el pasado, algo con lo que contamos en nuestro presente o algo que está por recibirse en el futuro. Expresar verbalmente gratitud hacia nuestro entorno y las personas que nos rodean por los beneficios y bondades recibidas, cultiva en nuestros hijos apreciación por los demás y por ellos mismos. La gratitud nos llena de abundancia emocional positiva. Pregunta a tu hijo ¿Cuáles son aquellas cosas por las que te sientes verdaderamente agradecido el día de hoy? Llevar un diario de gratitud respondiendo a la pregunta anterior despertará su habilidad de expresión y observación, otorgando un significado agradable a su existencia. Las siete Actitudes Positivas que se despiertan en los niños son: Generosidad, Positivismo, Valoración, Motivación, Reconocimiento, Conectividad, Satisfacción.

Expresión

4La expresión es el elemento primordial de la interacción social. Como padres, debemos alentar a nuestros hijos a expresar su creatividad, vulnerabilidad y fortalezas a través de su lenguaje. El primer aspecto de la expresión es “escuchar”. Debemos alentar a los niños a permanecer conectados con sus necesidades internas. Al hacerlo, el niño practica expresión en primer plano. El lenguaje le ofrece la pista de aterrizaje para sus necesidades. Brindar un espacio abierto y seguro para que nuestros hijos depositen sus palabras es indispensable. Practica con ellos la narración de cuentos incompletos; la historia debe concluir a la mitad de la fábula, el resto de la historia el niño tendrá que crearla y narrarla. Un diario de aventuras (cuanto más ricas y diversas sean) le permitirán al niño expandir su diversidad lingüística y cultivar su comprensión, lo que en el futuro lo ayudará a expresarse con precisión. Incrementar la abundancia de lenguaje les ayuda a aterrizar sus ideas con mayor fluidez. Las siete Actitudes Positivas que se despiertan en los niños son: Confianza, Introspección, Conexión, Fluidez, Expansión, Comprensión, Comunicación

Empoderamiento

5No hay nada que cause mayor insatisfacción que la incapacidad de tener control sobre una situación. Cultivar la toma de acción y decisión con conciencia en los niños, los empodera a reconocer que la capacidad de proyección de sus cualidades y talentos son ilimitados. Las opciones que surgen del empoderamiento, para resolver y enfrentar los retos se convierten en capacidades para actuar positivamente y evolutivamente. Las siete Actitudes Positivas que se despiertan en los niños son: Proyección, Inspiración, Seguridad, Activación, Emprendimiento, Resolución, Realización Personal Y Colectiva

Observación

6Observar con atención nuestras actitudes y emociones, despierta en nosotros el poder del discernimiento. Esto nos ayuda a generar distancia entre nosotros y los sucesos que consideramos personales, lo que nos ayuda a resolver situaciones con fluidez, sin la carga emocional del estrés, frustración y resentimiento. Cultivar atención, mediante el proceso de observación interno, genera serenidad pues la mente renuncia a la adicción del estímulo mental externo. El estímulo externo desvía nuestra atención, lo que disminuye la habilidad para contemplar, crear, elaborar, y activar la imaginación. Las siete Actitudes Positivas que se despiertan en los niños son: Conciencia, Discernimiento, Autoanálisis, Atención, Percepción, Comprensión y Autoconocimiento.

Elección

7Como adultos, estamos conscientes que la vida no es algo predeterminado, sino que es el resultado de cada una de nuestras continuas elecciones. Cultivar la acción de elección en los niños, implica ayudarlos a entender que ellos determinan sus emociones y estados de ánimo. ¿Qué requiere de mí esta situación? ¿Qué es lo que verdaderamente quiero? ¿Qué es lo que más nutre a mi ser? ¿Cómo me siento tomando esta decisión? ¿Cómo afectaría a los demás y a mí mismo esta decisión? Estas preguntas, despiertan la capacidad de elección, ya que pone a los niños en contacto con las verdaderas necesidades internas de su ser. Las siete Actitudes Positivas que se despiertan en los niños son: Crecimiento Personal, Reconocimiento, Responsabilidad, Decisión, Autocontrol, Integridad y Reflexividad

exito

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

.post-image {display: none !important;}