Decidir, viene del verbo latino ‘dēcīdĕre’ que significa ‘separar cortando’, ‘cortar’, ‘restar’, ‘acabar’, ‘zanjar’, dicho verbo se compone del prefijo ‘de-‘ (de-, dis-) que indica separación y del verbo ‘caedĕre’ que significa ‘pegar’, ‘cortar’, ‘talar’, ‘romper’ y… ‘matar’… voy a matar alternativas… y con eso de que el miedo a la muerte es el miedo más grande que tienen algunos seres humanos… todo se complica. Si pienso en el nacimiento de una posibilidad, cambia el enfoque. Al final, quiere decir, cortar la posibilidad de otras alternativas, para quedarse con una sola que, por supuesto, no está garantizada, no está garantizado que esa decisión tenga el resultado deseado…

Nada es seguro, todo es posible… eso de NADA ES SEGURO, es lo que produce mucha incertidumbre. Si te centras, si me centro en la segunda parte, TODO ES POSIBLE, me arriesgo, decido y con eso, regresa la paz mental… y bueno, cuando esa decisión tenga un resultado, ya veré qué sigue. Antes, lo que puedo es elaborar un plan A, B, C y eso elimina el famoso “Y si…”

Hay personas que dicen que les cuesta mucho trabajo tomar decisiones. Sin embargo, todo el tiempo estamos tomando decisiones, desde que despertamos hasta que nos vamos a dormir. A qué hora me levanto, qué es lo primero que hago, qué desayuno, qué ropa me pongo, salgo de mi casa, qué camino tomo, etc. etc.; la lista de decisiones que se toman en un día, es muy larga. Algunas son decisiones cotidianas, que parecen no representar mayor conflicto, decisiones que tienen un resultado a corto, mediano y largo plazo. Podríamos decir que son decisiones fáciles.

Hay otras decisiones, de las que podrían considerarse “difíciles”, en donde la persona se queda como atorada y eso le causa mucha ansiedad. Ansiedad, porque contempla las opciones y tiene miedo, mucho miedo, de tomar una decisión equivocada…volvemos a que Nada es seguro, todo es posible… Mientras no tomo o tomas una decisión – acción, no vas a saber cuál es el resultado y de ahí, qué sigue. Puede que funcione como tú quieres o no. Jamás vas a poder tener en la vida, la seguridad de algo… Bueno, la muerte, desde la parte humana, es algo seguro, todos y todas, algún día, vamos a morir…y ni hablar, dependiendo de las creencias que tengas, eso será el final, o el inicio.

Fuera de eso, todo es incierto, por lo tanto, eso de que: “hasta la muerte nos separe”, en realidad, sólo puedes decírtelo tú a ti, En una relación, por ejemplo,  nunca se sabe… Nada es seguro, ¡todo es posible!

Por cierto, cuando no decides, ya sea porque es algo que te causa mucho conflicto o porque decides que otro decida por ti, te tengo una noticia:¡También estás tomando una decisión! El “riesgo” es que el resultado no te guste, por lo que considero que lo mejor (salvo tu mejor opinión) es  que tomes tus propias decisiones, desde  el amor, la consciencia y la responsabilidad ( en lugar de hacerlo desde el miedo). Recuerda que tú eres el/la responsable universal de tu bienestar.